manzano

     El I.E.S. "José Manzano" de Don Benito se encuentra en la Calle Fuente de los Barros 2, dentro del denominado barrio de San Isidro, en una zona de expansión urbana caracterizada por la construcción de viviendas unifamiliares              

     El  Instituto debe su nombre a un notable ciudadano dombenitense, Don José Manzano Díaz.  La trayectoria del Centro en sus primeros tiempos está estrechamente relacionada con la evolución personal del que fuera su director.       

     Con el inicio de la Formación Profesional, impartiendo ya este centro las Ramas de Administrativo, Agraria y Moda y Confección, es transferido al Ministerio de Educación y Ciencia , funcionando como centro de Formación Profesional, el IFP “José Manzano”.            

     En los cursos 84-85 y 86-87 se suprimen las enseñanzas de Moda y Confección y Agraria respectivamente, y en el curso 86-87 se inician las enseñanzas de la Rama Sanitaria , conservando las tradicionales de Administrativo.            

     Durante estos años, este tipo de enseñanzas se cursaban en locales propiedad del Ayuntamiento de Don Benito, concretamente en los situados en la calle Cánovas. Y con el inicio de la FP II, especialidad de Prótesis dental de laboratorio se instalaron estos talleres en ASILO.            

     En el curso 1990-91 nos trasladamos a  dos edificios distintos, separados entres sí unos trescientos metros, sitos en las calles Pilar y Luna, antiguas instalaciones del C.P. Donoso Cortés, y, como consecuencia, de nuevo propiedad del Ayuntamiento.            

     En estos años, la demanda de plazas en nuestro centro crece espectacularmente, sobre todo las referidas a la Rama Sanitaria, demanda que no pudo atenderse por la incapacidad de ampliar instalaciones y que deja en la calle mas de 100 alumnos cada curso académico.            

     Esta es la razón fundamental para que el equipo directivo de aquellos cursos, lleve a cabo arduas negociaciones con el Ayuntamiento para la cesión de terrenos y con el MEC para la construcción del nuevo centro que se hacen realidad a finales del año 1995, cuyas instalaciones venimos disfrutando desde el curso 1996-97, que nos permiten responder con una alta calidad a la demanda educativa que cada año  se nos presenta y que va en aumento, padeciendo en la actualidad, en cierto modo, la falta de espacio docente.